¿Para qué sirve la sintaxis?

Estaría mintiendo si escribiese en estas líneas que nadie me ha preguntado nunca por la utilidad de la sintaxis.

Es una materia que suele costar bastante y a la que rara vez se le encuentra una justificación. Pero la sintaxis va más allá de encontrar los núcleos del sintagma o hacer relaciones oracionales: la sintaxis es lo que hace que la inteligencia artificial te entienda. ¿A qué no lo habías pensado?

En los últimos años nos hemos empezado a familiarizar con los asistentes de voz, ya sea a través de nuestro teléfono o con dispositivos para el hogar. La inteligencia artificial ha mejorado mucho e incluso parece que nos entiendan. La pregunta es, ¿realmente conocen el significado de lo que están diciendo?

Cómo funcionan Alexi o Siri.

En realidad no, no pueden comprender lo que estamos diciendo.

Esto se debe a que cuando hablamos con Alexa o Siri, lo que hacen es transformar nuestras palabras a texto y, a partir de ese texto, ejecutan las órdenes que les hemos dado. Si no encuentran una coincidencia exacta lo que harán será buscar una acción lo más similar a lo que les hemos pedido o nos enviarán de vuelta un mensaje de error.

El motivo de esto es que los asistentes de voz son incapaces de comprender el contexto del habla, por lo tanto estos dispositivos están limitados a unos parámetros muy rígidos y una excepción que se salga de dichos parámetros hará que todo falle.

Todo esto está muy bien, pero ¿dónde entra la sintaxis en todo esto? Bien, si quitamos el contexto, lo único que tienen los asistentes para entendernos es el orden gramatical más estricto, es decir, la sintaxis.

La sintaxis no es más que el orden de las palabras dentro de grupos que pertenecen a grupos más grandes y así hasta el infinito. Y este orden lo es todo.

Ejemplos concretos.

Pongamos como caso lo siguientes ejemplos: “una menos vieja” podría hacer referencia a que quiero una camiseta menos vieja que la que me han mostrado. Frente a eso, si alteramos un poquito el orden “una vieja menos” nos saldría una oración algo despiadada. Si seguimos con esto, “compró ese chalet caro” y “compró caro ese chalet” veremos que hay una diferencia de significado notable. En la primera estás forrado y en la segunda te han timado, y eso se debe, otra vez, únicamente a la sintaxis.

Por todo esto, la sintaxis es la única manera que tenemos, de momento, de que los asistentes de voz nos hagan caso de verdad. Si alguna vez te preguntas para qué sirve la sintaxis, pregúntate cuánto deseas que el asistente de voz de tu banco o compañía telefónica te entienda a la primera. ¿No sería maravilloso? 😉

Al fin y al cabo, la sintaxis no es solo “hacer cosas interesantes”, sino también “hacer interesantes las cosas”.

Si quieres saber más del apasionante mundo de la sintaxis, nuestras clases de lengua pueden ayudarte. No dudes en contactarnos.

Top
Garantía de
calidad
Excelente
4,9/5
Profesores altamente cualificados y experimentados