“Si la motivación es la cerilla que prende la mecha, la fuerza de voluntad es la cera de la vela”

Esta cita de Mago More ilustra de un modo muy sencillo la diferencia entre motivación y fuerza de voluntad. Podemos estar tremendamente motivados en aprender o hacer algo nuevo, pero si no tenemos fuerza de voluntad para continuar con el proceso, es muy probable que abandonemos con el paso del tiempo, del mismo modo que si no tenemos cera en la vela, la llama al final se apagará.

La fuerza de voluntad y la perseverancia van juntas de la mano. La gran mayoría de las personas que tienen éxito es porque han mantenido de manera constante el esfuerzo en el tiempo. Lo que no vemos, es las veces que se han equivocado y han vuelto a empezar y que el camino no siempre ha sido grato.

Si deseas aprender algo nuevo está genial estar motivado/a, pero mejor aun es que comprendas que la llama intensa de la motivación se va a apaciguar (incluso apagar) en muchas ocasiones y que el terreno no va a ser llano. Para mantenerla encendida vas a tener que esforzarte mucho y continuarlo en el tiempo.

¿Qué puedo hacer para tener fuerza de voluntad?

Imaginemos que tu objetivo es acceder a la universidad, pero dispones de poco tiempo porque trabajas y llegas muy cansado a casa. Puedes tener en cuenta lo siguiente:

  • Haz un compromiso REAL contigo mismo.
  • Ten presente tu meta. Haz un pequeño cartel con los motivos principales que te impulsan a ello y cuélgalo en algún lugar que veas a diario (tu habitación, el teléfono móvil…)
  • Organízate en el tiempo. Haz un calendario mensual, semanal y diario con los objetivos a cumplir y sé realista.
  • Utiliza el sistema de ticks para clicar los logros obtenidos. Te ayudará a ser realista con tus metas y a seguir cumpliéndolas.
  • No te saltes los conceptos que no entiendas. Si te bloqueas puedes pasar a otra cosa, pero pide ayuda para entender y poder avanzar.
  • Aprende y sobre todo REFLEXIONA de tus errores. Los errores forman parte del proceso de aprendizaje pero es muy importante que refexiones sobre ellos ya que si no los cometerás de nuevo.
  • Apaga las tecnologías cuando estés estudiando. Es muy importante que aproveches el tiempo. Si utilizas el ordenador o tableta no abras las RRSS y no navegues sin sentido. En caso de que no lo consigas, anota cada vez que te despistes para tomar conciencia del tiempo que pierdes.
  • No te pegues atracones, es mejor un poquito cada día.
  • Pide a tu familia y amigos/as que te ayuden con tu meta. Que te animen, que no te tienten con el ocio y te recuerden porqué quieres ir a la universidad.
  • Date recompensas. En tu calendario debes incluir tiempo de ocio y deporte (no te saltes esta parte o explotarás).
  • Aliméntate saludablemente. Te ayudará a tener energía y a sentirte bien contigo mismo/a.

Al final, no hay trucos ni atajos,  se trata de saber organizarse y no procrastinar, algo que parece complicado en estos tiempos que corren por todos los alicientes y tentaciones que tenemos disponibles. Ten tu meta clara y haz un compromiso real contigo mismo/a.

Si lo necesitas, en La llibreta estamos a tu lado, te vamos a sostener y te vamos a guiar para que aprendas de VERDAD y así te cueste menos retener la información. Te acercamos el conocimiento de múltiples maneras para que te asombres y te enamores, como nosotras, de todo lo que aprendes, de todo lo que haces… Pero ciertamente el proceso, a veces, te resultará incómodo. Seguiremos estando a tu lado para que te acuerdes de tu meta, para animarte, para que comprendas que con esfuerzo y PERSEVERANCIA lo vas a conseguir

 

Top