El conocimiento a nuestro alcance

A los que nos ha tocado estudiar en nuestro siglo ¡¡estamos de enhorabuena!! Nos encontramos en un momento de grandes oportunidades de aprendizaje. La cantidad de información valiosa a nuestra disposición es hoy más accesible que nunca. Sin embargo, esta época nos enfrenta también a una gran cantidad de desafíos, porque aprovechar y gestionar el aprendizaje es, de igual manera, más difícil que nunca, por lo que aumentar la concentración y las técnicas de estudio suponen un gran reto. Esta dificultad es consecuencia de la avalancha de estímulos a la que estamos expuestos resultando en una especie de epidemia de déficit de concentración.

Cómo y cuándo nos concentramos

La concentración depende plenamente de nuestra atención. A este respecto, interesa destacar que investigaciones sobre nuestra capacidad cognitiva demuestran que, de entre toda la información que consumimos (la lectura de un temario de nuestro examen, la escucha de una charla en YouTube o la visualización de nuestra serie favorita), nuestra capacidad de atención alcanza su punto álgido en dos momentos decisivos: al principio y al final. Así, nuestra atención está al máximo al inicio (donde se produce el llamado “efecto de primacía”), empieza a decrecer en un momento intermedio y vuelve a subir en el momento final (“efecto de recencia”).

Saber esto es muy valioso para optimizar nuestras sesiones de estudio: ¡aprovechemos estos dos momentos y tiremos a la basura el momento intermedio! ¿Por qué? Porque la información adquirida en primer y último lugar es la que más papeletas tiene para ser asimilada o memorizada. (No es casual que las charlas TED tengan una duración de 18 minutos).

Aquí resulta interesante mencionar la “ley de Parkinson”. Esta teoría explica que el trabajo que hemos de realizar se alarga hasta llenar el tiempo del que disponemos para su realización. Esto quiere decir que si tenemos una hora para completar una tarea, lo haremos en esa hora; pero si, sin embargo, disponemos de 4 horas, este es el tiempo que dedicaremos en total (y no necesariamente con mejores resultados porque, simplemente, perderás más el tiempo). ¿Te suena? 😉

Técnicas de estudio

Teniendo estos dos factores en cuenta, la moraleja es clara: es más efectivo realizar varias sesiones de estudio cortas que una larga, de modo que debemos poner un límite temporal a nuestras tareas o empezaremos a estudiar los verbos irregulares en inglés y acabaremos imaginando unicornios rosas saltando entre nubes de algodón de azúcar.

En línea con esta teoría, proponemos la “técnica pomodoro”, que, por desgracia, no consiste en ponerse hasta arriba de salsa de tomate mientras estudiamos, sino en aprovechar al máximo los efectos de primacía y recencia del cerebro que hemos mencionado arriba.

Los pasos para esta técnica son los siguientes:

  1. Elige una tarea concreta.
  2. Trabaja en ella al máximo durante justo 25 minutos (así condensamos los efectos de primacía y recencia).
  3. Descansa y oxigena el cerebro durante justo 5 minutos (levántate, estira, sal al balcón, ve al baño, pero nunca te líes con las redes sociales, eso hará que te desconcentres totalmente).
  4. Vuelve a trabajar 25 minutos.
  5. Cada 4 sesiones de 25 minutos, realiza un descanso más largo (de unos 20 minutos) antes de repetir la próxima sesión de 25 minutos (si es que continúas estudiando, claro).

Del mismo modo que nunca deberías hacer una sesión de deporte durante tanto rato que pudiera producirte una lesión, no deberías hacer sesiones de estudio tan largas que no permitan al cerebro oxigenarse. Con esta técnica consigues que el tiempo de trabajo sea más provechoso, precisamente, porque nunca llegas a poner el cerebro al límite.

Si decides poner en práctica esta técnica, existen aplicaciones con alarma, tipo “Pomodoro Timer”, o incluso vídeos en Youtube que controlan el tiempo por ti.

Y, hablando de deporte, algunas investigaciones han demostrado que la práctica de ejercicio físico 15 minutos antes de estudiar, así como 4 horas después, puede ser de gran ayuda para la fijación de conocimientos.

Así que ya sabes…, a partir de ahora, ¡tomates y deporte!

En breve sacaremos las nuevas fechas de nuestro próximo taller de técnicas de estudio. Para poder estar al día de nuestros cursos y talles pincha aquí.

Top
Garantía de
calidad
Excelente
4,9/5
Profesores altamente cualificados y experimentados