Apostamos por las CLASES HÍBRIDAS, donde la enseñanza a distancia se encuentra con la tradicional.

Después de más de un año, el covid-19 sigue siendo un auténtico tsunami en nuestras vidas y su impacto en el mundo de la educación y la enseñanza todavía es enorme.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria en marzo del 2020 nos adaptamos a la nueva situación y apostamos por impartir nuestros cursos a través de Zoom, una plataforma que no deja de encantarnos y nos permite mantener alta la calidad de nuestros cursos, como avalan las opiniones de nuestros estudiantes.

Para el curso 2020-2021, seguimos apostando por la enseñanza 100% online en la gran mayoría de cursos, y a toro pasado podemos decir que tomamos la mejor decisión.

Para el curso 2021-2022 hemos decidimos que, según las actuales circunstancias, el mejor formato posible por el que podemos optar es el de las clases híbridas y estamos totalmente preparadas para este nuevo reto.

¿En qué consiste una clase híbrida?

Se trata de un formato de clase en el cual se imparte clase con estudiantes presenciales y virtuales al mismo tiempo.

¿Cómo?

Si tomamos como ejemplo una clase típica de valenciano (12 personas como tope) tendremos a 6 estudiantes en clase con el/la docente y las restantes 6 personas se conectarán a través de Zoom.
La clase será transmitida a través de una cámara de inteligencia artificial que convierte las clases a distancia en una experiencia más real que nunca. Se trata de una tecnología muy moderna y de alta definición que nos garantiza la mejor calidad tanto del audio cómo del video. Además, para quien asista en remoto, no solo será posible ver y escuchar el profesorado si no a todas las personas que participan en clase.

Las clases presenciales serán rotativas para que todas las personas matriculadas en el curso puedan asistir desde la academia si lo desean.

Afortunadamente, gracias a los avances en la lucha contra la covid-19, podemos impartir clases presenciales, pero al mismo tiempo las limitaciones de aforo y la distancia mínima de seguridad interpersonal hacen que tengamos una limitación de aforo al 50%.
La modalidad híbrida nos permite que todas las personas, por turnos, puedan asistir a clases presenciales o, en el caso que quisieran, asistir de manera 100% online.

El reto es para el profesorado, no para el alumnado.

En términos tecnológicos, el alumnado no necesitará aprender nada nuevo, simplemente saber manejar Zoom en caso de que todavía no esté familiarizado. Estamos trabajando y formando a nuestros/as docentes para que utilicen dinámicas de trabajo que permitan la participación e interacción tanto del alumnado presencial cómo en remoto y nos está gustando mucho el resultado. En  la práctica se trata de conseguir que el entorno virtual sea una verdadera extensión de la clase presencial.

¿Cuáles son las ventajas?

El principal aporte es que nos acerca al futuro. Gracias a este formato de clase vamos cada vez más familiarizando con un sistema, el de la educación a distancia, que se quedará también una vez acabada la pandemia.

Entre los principales beneficios de la modalidad híbrida tenemos:

  • Flexibilidad: permite utilizar métodos y recursos típicos de la enseñanza tanto tradicional como la a distancia.
  • Aumento de la interacción entre el alumnado. Al poderse encontrar de forma presencial y pudiendo interactuar con quien asista desde casa, se instaura un vínculo más fuerte entre el alumnado respecto a las clases que son 100% online.
  • Prepara al alumnado a que se enfrente a un modelo de educación muy popular últimamente en las universidades.
  • Reducción de los costes de transporte.
  • Ahorro de tiempo en los traslados casa/trabajo – La llibreta. De esta manera, este tiempo podrá ser utilizado para el estudio 🙂

¿Hasta cuando?

Tan pronto se nos permitirá un aforo al 100% y sin obligación de distancia de seguridad, estaremos encantadas de abrir las puertas de nuestras aulas sin tener que aplicar límites.

Top
Garantía de
calidad
Excelente
4,9/5
Profesores altamente cualificados y experimentados